Ciclismo

Chris Froome se exhibe en el Mont Ventoux

fotofroome

Chris Froome ha vuelto a demostrar que es el hombre más fuerte del Tour de Francia. Ahora en las rampas del mítico Mont Ventoux, volvió a ganar y agrandar las distancias con respecto a sus principales rivales.

El ciclista británico de origen africano ha ganado en la mítica cumbre y ha mandado a todos sus rivales a más de cuatro minutos en la clasificación general. Alberto Contador, tras seis kilómetros de persecución desesperanzada, ha terminado a 1:40 en meta y ve como sus opciones de ganar este Tour se reducen a poco menos que un milagro en los Alpes.

El trabajo de Richie Porte

La victoria de Froome comenzó a gestarse con el gran trabajo realizado por su fiel escudero, Richie Porte, que protagonizó un inicio de escalada espectacular, descolgando a muchos de los corredores que estaban llamados a ponerle las cosas difíciles a su jefe de equipo.

Contador, el único que quedaba a rueda del líder, claudicó al final y perdió una ocasión de oro de seguir recortando tiempo a Froome, como sí hizo el viernes aprovechando un corte provocado por el viento.

Otros dos corredores tuvieron un gran protagonismo en este final de etapa: el colombiano Nairo Quintana, que soñó durante mucho tiempo con conseguir la etapa, pero terminó segundo rindiéndose al poderío de Froome, y Mikel Nieve, que completó una gran escalada y concluyó en tercera posición.

Contador a 4:45 en la general

Alberto Contador se mantiene tercero en la general, ahora a 4:45 del líder, y a 11 segundos de Bauke Mollema, que es segundo en la clasificación. Quedan las duras etapas de los Alpes, pero Froome parece un líder muy sólido, al menos hasta ahora, muy por encima del resto y sin necesidad de apoyarse en su equipo en los momentos más delicados.

Froome cuenta además con otra contrarreloj individual, el miércoles, en la que puede volver a aumentar distancias con sus rivales antes de la traca alpina y viajar a París vestido de amarillo.