Fútbol

Brasil, humillada por Alemania, dice adiós a su Mundial

Derrota humillante de Brasil.

Humillación histórica e inesperada. Brasil, selección anfitriona y una de las grandes favoritas a conquistar el título, fue derrotada por un gol a siete por Alemania en un partido espectacular del equipo germano y que pasará sin duda a la historia de los mundiales. Los alemanes ya esperan rival para la final del domingo, que saldrá del enfrentamiento entre Argentina y Holanda.

Ni los más optimistas aficionados alemanes podían esperar lo que se vio sobre el césped del estadio Mineirao de Belo Horizonte, mientras que la “torcida” brasileña jamás, ni en sus peores pesadillas, pensó alguna vez que sufriría semejante humillación, que supera con  mucho el “maracanazo” de 1950.

El juego de Brasil ha defraudado

El equipo que dirige Scolari llegó a la final sin dos de sus mejores hombres, Silva y Neymar, pero también con muchas dudas en su juego a lo largo de todo el campeonato, alejado de su estilo característico basado en el toque y el buen juego. En este campeonato Brasil ha desplegado un juego rácano, poco vistoso, y por ello ha sufrido mucho para llegar hasta semifinales.

Alemania es todo lo contrario. Si bien siempre destacó por el orden y la fortaleza física de sus jugadores, ahora también practica un fútbol mucho más brillante y ofensivo. Contra Brasil rozó la perfección, desde la portería defendida espléndidamente por Neuer hasta la delantera, con el veterano Klose logrando su decimosexto gol en un Campeonato del Mundo y convirtiéndose en el máximo goleador histórico de los mundiales.

Vendaval de juego y goles

El equipo germano se adelantó en el minuto 10 de juego gracias a un tanto de Muller, pero fue entre el minuto 23 y el 29 donde se fraguó la derrota más dolorosa de la historia para Brasil, pues en esos seis minutos encajó cuatro goles que dejaron sentenciado el partido y noqueado al equipo carioca. Las gradas ya eran un mar de lágrimas cuando apenas se habían disputado 30 minutos de juego.

En el segundo tiempo Alemania bajó el pistón, aunque siguió generando situaciones de peligro y marcó dos goles más. Brasil solo pudo, en tiempo de descuento, anotar el llamado gol del honor, probablemente el menos honorable de su historia.