Deportes de invierno

Bajando la montaña

Freeride skier

¿Quién nos entiende a los humanos? Cuando estamos en el invierno estamos deseando que llegue el verano para poder disfrutar del calorcito, andar con menos ropa y -aquellos que puedan- desesperan por  tomarse unas merecidas vacaciones a orillas de alguna playa o de algún lago. Pero cuando estamos en el verano, soñamos con estar en alguna montaña respirando el aire fresco y en esta oportunidad también -aquellos que pueden y saben- desean poder deslizarse libremente en alguna tabla de snowboard o sobre un par de esquies.

En  referencia a éste último caso, la práctica de esquí, es recomendable comenzarla desde pequeños, ya que se trata de un deporte extremo. El desarrollo del equilibrio y el hecho de saber sortear las caídas es muy importante para no tener sorpresas y lamentar luego de sufrir alguna fractura practicando este deporte. Es importante que siempre busquemos los consejos de un instructor y no nos lancemos a experimentar por nosotros mismos; veremos que a la larga vale la pena invertir unos cuantos euros o dólares, (depende  dónde estemos vacacionando) para poder disfrutar plenamente de este deporte.

Generalmente nuestros primeros pasos son al pie de la montaña y en grupos, hasta dominar la técnica para poder luego sí, animarnos a deslizarnos pista abajo.

Existen pistas para todos los gustos y éstas estan marcadas con colores para determinar la dificultad y pendiente de cada una de ellas:

  • Las de color verde, son pistas para principiantes, con poca pendiente, de trayecto corto y con lento impulso.
  • Las de color azul, son de tipo intermedia, con más pendiente, más rápidas y son mayormente aquellas en donde los principiantes más atrevidos se lanzan sin pasar por la de color verde, y…  muchas veces terminan lastimados.
  • Las de color rojo, ya son pistas difíciles y son recomendadas para esquiadores avanzados y también para los que practican snowboard.
  • Por último las de color negro, catalogadas como muy difíciles para los de mayor experiencia; allí encontrarán grandes pendientes que pueden llegar al 50%, como también estrechos senderos que hacen que se deba tener una gran destreza para poder sortearlos.

A lo largo del planeta existen muchos lugares donde se puede practicar el esquí, por ejemplo: Courchevel en Francia, Valle Nevado en Chile, Sierra de la Estrella en Portugal, Sierra Arteaga en México, Chapelco y Las Leñas en Argentina, Alto Campo, Sierra Nevada en España, las Montañas Rocosas de Colorado en EEUU, entre muchos otros y muy buenos destinos.

Entonces recordemos que se puede disfrutar del deporte en cualquier estación del año, pero si nos decimos a probar en la nieve, es imprescindible además de tomar algunas clases de esquí y portar la ropa adecuada que habitualmente se puede alquilar en los centros de especializados sin dejar de sumar unas gafas para así protegernos del reflejo del sol en la nieve. Vale también aplicarnos alguna crema para proteger nuestros labios que tienden a dañarse por el efecto del frío y del sol.

Pero por sobre todas las cosas, les convoco a realizar la vacaciones en las montañas acompañados de su familia, seguramente serán unas vacaciones inolvidables.