Otros Deportes

Asma y deporte

Asma Y Deporte

Una persona que padece de asma, puede y debe hacer ejercicio o deportes siempre y cuando conozca adecuadamente cuáles son los permitidos y las medidas para evitar el asma por ejercicio.

Tengamos en cuenta algunas consideraciones; un asmático que hace ejercicio por espacio de menos de cinco minutos, generalmente no presentaría ningún tipo de obstrucción bronquial, pero si el esfuerzo se prolongara por más tiempo como por ejemplo de cinco a siete minutos en los niños o entre siete y doce minutos en los adultos, puede que sobrevenga un episodio de obstrucción bronquial.

Es de destacar que pasado este episodio, espontáneamente o con ayuda de medicación, en los siguientes treinta a noventa minutos, la realización de un nuevo ejercicio no produce nuevamente asma, como si hubiera un verdadero período refractario.

No todos los ejercicios son capaces de producir asma con igual intensidad, hay factores importantes que pueden determinar la respuesta de los bronquios, como ser: la intensidad del ejercicio, (los más intensos producen más asma que los leves o moderados) la duración del mismo, el tipo de ejercicio y el intervalo desde el último episodio. Las condiciones del clima y del ambiente en donde se practica el deporte también son de influencia.

En la carrera y en el ciclismo encontramos más probabilidades de tener un episodio de asma más que en la natación y el remo. Volviendo a los intervalos de tiempo, cuando éste es mayor a noventa minutos, también puede suceder un nuevo episodio, mientras que en la realización de ejercicio entre los treinta y los noventa minutos, se produce menos obstrucción bronquial.

Hablando otra vez del clima, si es frío y muy seco se producirá más obstrucción que en los climas húmedos y templados. De todas maneras siempre pero siempre la recomendación del médico es importante; además de enseñarle a nuestros hijos a reconocer sus episodios y poder valorarlos.

Imagen: flickr.com