Ciclismo

Armstrong afronta la posibilidad de perder sus títulos del Tour de France

El ciclista retirado Lance Armstrong afronta la posibilidad de que una dura sanción recaiga sobre él: podría ser despojados de todos sus logros deportivos si prospera la acusación de doping que realizó la Agencia Estadounidense Antidpoaje (USADA). Él anunció que renunciará a defenderse de dichas acusaciones.

Renuncia via Twitter

Cansado de lo que el denominó “una caza de brujas contraria a la Constitución”, Lance Armstrong, uno de los ciclistas más destacados de todos los tiempos, anunció mediante su perfil en la red social Twitter que abandona cualquier posibilidad de defenderse de las acusaciones de doping que le hizo la USADA. “Hoy doy vuelta a la página” comentó Armstrong en su Twitter.

Por su parte, la USADA sigue adelante su cruzada para que una dura sanción recaiga sobre Armstrong quien podría perder todos sus logros deportivos desde el 1 de agosto en adelante, lo cual incluye los siete Tour de France que ganó entre 1999 y 2005. Para ello, la Unión Ciclista Internacional (UCI) debe avalar la acusación de la USADA.

La posición de la UCI y la AMA

La UCI fue la encargada de señalar que la USADA solo tiene competencia en el territorio estadounidense y además se encargó de denunciar el menosprecio de dicho organismo por la legislación reclamando que el caso de Armstrong sea examinado por una autoridad independiente.

En tanto, John Fahey, presidente de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), declaró que le hubiera gustado que “las acusaciones, las insinuaciones, los rumores que corren desde hace algunos años sean examinados por un tribunal público en el marco de un verdadero procedimiento, cualquiera que sea el resultado, para que el mundo entero conozca los hechos”. Fahey aseguró que la decisión de Armstrong puede ser interpretada como una confesión de culpabilidad.

Armstrong sigue sosteniendo que es inocente, sin embargo ha desistido de defenderse: “Llega un momento en la vida de cada hombre cuando tiene que decir ya es suficiente. Para mí, ese momento es ahora. (…) El costo de esto está pesando sobre mi familia y mi trabajo para nuestra fundación, y me lleva a decir: Terminé con estas tonterías”.