Deportes de invierno

Andorra, nieve para todos los gustos

china

Andorra recibe miles de esquiadores cada invierno en busca de nieve y ocio, Grandvalira, la estación más grande del principado, tiene casi 200 kilómetros de pistas, por lo que es una de las estaciones de esquí  más visitadas del mundo. Vamos a conocerla un poco mejor.

El iglú-hotel

El Iglú Hotel vuelve a ser una de las estrellas de Grandvalira. Se trata de un complejo hecho de hielo, a 2.350 metros de altitud. Consta de nueve iglús: cuatro para compartir en grupo, otros cuatro para dos personas y la suite. Pide información y no temas por el frío ¡tiene hasta hidromasaje!

La primera estación de Andorra

Grandvalira es historia. En 1956 el empresario y campeón de esquí Francesc Viladomat instaló el primer telesquí en la cima de Coll Blanc en Pas de la Casa, siendo la primera instalación de esta naturaleza en Andorra. Funcionaba gracias al motor de un camión y podía transportar 450 esquiadores cada hora. A partir de aquel momento, la estación fue creciendo a una media de un nuevo remonte por año.

Una estación “top” en el mundo

Partiendo del total de forfaits vendidos durante la temporada, la empresa Vanat elabora un ranking mundial de esquiadores por estación. Grandvalira, con 1,5 millones, se sitúa en la decimosexta posición. Es decir, hablamos de una de las estaciones más visitadas del mundo.

Esquiar entre bosques

Una parte de la estación está flanqueda por árboles, por bosques. Atravesárlos a última hora, cuando cierra la estación, por la pista Os o por la Gall de Bosc, es una experiencia maravillosa, animada por la visión de un paisaje marcado por el verde de la vegetación, algo inusual en muchas otras estaciones.

Esquiar mola, y los beneficios de la música clásica, también.