Tenis

Una final con dos distintos finales posibles

Roland Garros busca campeón. En la tarde parisina, el suizo Roger Federer se aseguró su presencia en la final del abierto de Paris tras derrotar al argentino Juan Martin Del Potro en un partido que se definió recién en el 5to set.

Del Potro arrancó firme con su saque y logró imponerse en el primer set y batalló duro en el segundo que se definió recien en un tie-break a favor de Federer. El tercer y el cuarto set fueron similares quedando uno para cada lado. Y si bien el argentino estaba dando muestras de que podía llegar a doblegar al ex-número uno del mundo, el suizo quebró temprano el saque de Del Potro y logró mantener la distancia hasta el decimo juego donde sostuvo su saque para quedarse con el partido.

Esta victoria deposita a Federer en su cuarta final consecuitva de Roland Garros (perdió las tres anteriores ante Rafael Nadal) donde se verá cara a cara con la sorpresa del torneo, el sueco Robin Soderling, que más temprano dejó en el camino a Fernando Gonzalez.

Dos jugadores diferentes con dos historias bien distintas. Por un lado Soderling llega por primera vez a una final de un torneo de Grand slam y también por primera vez va a disputar una final en tierra batida. Además cabe destacar que la seguidilla de partidos ganados por el sueco contrasta de manera sorpresiva con lo que ha sido hasta Roland Garros una temporada muy irregular: no había conseguido en lo que iba del año ganar tres partidos consecutivos.

Por el otro lado Roger Federer intenta colocar su nombre aún más arriba en el Olimpo de los grandes tenistas. De coronarse campeón completaría su Grand slam (obtener los torneos Abierto de Australia, Roland Garros, Wimbledon y US Open) y empataría a Pete Sampras como el jugador que más títulos grandes ha conseguido. Además acortaría aún más la distancia que lo separa de Rafael Nadal en el ranking mundial ya que hasta aquí no ha ganado nuevos puntos sino que solo ha defendido los obtenidos el año pasado por llegar a la final.

El domingo una nueva página se escribirá en la historia del tenis. Soderling y Federer buscar firmarla.